Mantenimiento De Calderas. Tipos, Beneficios, Checklists

El mantenimiento de calderas es esencial para que tu sistema de calefacción y producción de agua caliente funcione correctamente, con las ventajas que implica a mediano y largo plazo.

Un programa de mantenimiento bien planificado te evita tipos de inactividad innecesarios y costosas reparaciones, promueve la seguridad y aumenta la eficiencia de tu equipo.

Veamos los diferentes tipos de mantenimiento que debe tener una caldera, qué actividades se realizan durante este, qué mantenimiento necesita específicamente una caldera a gas y si vale la pena ejecutar dicho mantenimiento.

Mantenimiento De Calderas
Caldera Industrial

Tipos De Mantenimiento De Calderas

Mantenimiento diario

  1. Revisa el indicador de nivel de agua y toma las lecturas de presión y temperatura con referencia a una hora específica. Se recomienda que se realice en el momento en que el equipo se encuentre a mayor capacidad de trabajo.
  2. Verifica los puntos LWCO (Low Water Cut Off) y ALWCO (Auxiliary Low Water Cut Off) y comprueba que el sistema quemador se apague de forma automática.
  3. Realiza una purga al indicador de nivel.
  4. Realiza la prueba de falla de la llama apagando el quemador. Verifica que se realice el ciclo de apagado de forma correcta.
  5. Elimina posibles sedimentos del fondo realizando una purga.
  6. Verifica el estado del cono refractario.

Mantenimiento semanal

  1. Revisa las conexiones eléctricas de todos los sistemas de control, especialmente el control del quemador.
  2. Revisa el funcionamiento de la compuerta de aire del quemador.
  3. Comprueba la válvula automática de alimentación de gas. Verifica su funcionamiento.
  4. Revisa el sistema de encendido, principalmente el funcionamiento del piloto.
  5. Comprueba el estado de la llama.
  6. Prueba el punto LWCO purgando el nivel de agua por la purga inferior hasta que la caldera se apague.

Mantenimiento mensual

  1. Comprueba el estado de las rejillas de aire fresco de la entrada de la caldera.
  2. Realiza pruebas de los controles de la caldera, incluyendo al detector de llamas.
  3. Verifica el estado de la válvula de purga inferior y comprueba si existe o no sedimentos.
  4. Comprueba la válvula de separación de condensación en el separador.

Mantenimiento anual

Mantenimiento De Calderas
Caldera abierta, lado fuego. Mantenimiento
  1. Desmonta y verifica el control de nivel de agua. Revisa el funcionamiento de las válvulas, cambia los sellos y reemplaza todo lo que consideres que pueda fallar.
  2. Comprueba el quemador y verifica su ajuste en funcionamiento. Si debes reconfigurarlo, hazlo.
  3. Revisa el estado del lado de fuego. Si existe hollín es porque la configuración del quemador no es la correcta.
  4. Revisa el estado del refractario.
  5. Revisa el estado del lado de agua. No debe existir corrosión o incrustaciones. Si lo hubiese, es porque el tratamiento realizado al agua no es el correcto.
  6. Limpia la caldera, saca todos los sedimentos y suciedad en su interior.
  7. Realiza la prueba hidráulica para detectar fugas en las juntas de tubos y tuberías.
  8. Comprueba el estado del regulador de gas.
  9. Desmonta las válvulas de seguridad y comprueba su estado. Debes certificarlas o reemplazarlas por una nueva.

¿Qué Se Realiza En El Mantenimiento Preventivo De La Caldera?

En la actualidad, los propietarios de calderas emplean listas de chequeo o checklists, para ejecutar las rutinas puntuales de mantenimiento preventivo de sus calderas y así alargar su vida útil.

Por lo anteriormente expuesto, inspeccionar periódicamente tu caldera es la mejor opción para prevenir problemas posteriores, y mejor aún, sin la necesidad de tener que esperar la inspección anual.

Utilizando un ckecklist de mantenimiento preventivo diario, mensual, periódico y anual puedes asegurar el funcionamiento óptimo y eficiente de tu caldera.

Es importante que un técnico certificado y capacitado en fábrica inspeccione tu caldera al menos una vez al año. Mientras tanto, emplea las siguientes checklists de mantenimiento de la caldera como guía general para el mantenimiento preventivo.

Checklist de mantenimiento diario

Los detalles son los que cuentan cuando se trata del mantenimiento de una caldera. Por lo general, se piensa que el mantenimiento de una caldera se realiza una vez al mes o dos veces al año, sin embargo, puedes usar esta checklist de mantenimiento diario para maximizar el desempeño de tu equipo.

  1. Inspecciona alrededor y debajo de tu caldera para verificar si hay fugas de agua.
  2. Asegúrate de que alrededor de tu caldera no haya objetos que la obstruyan y que el área esté libre de materiales que puedan causar una obstrucción.
  3. Verifica las lecturas de temperatura y lecturas de presión, asegurándote de que estén dentro del rango de operación.
  4. Presta atención a cualquier código de error o código de servicio en el panel de visualización.
  5. Si observas algún código de error, anótalo y entrégaselo al técnico del servicio.
  6. Asegúrate de que la terminación de ventilación no esté obstruida o bloqueada.
  7. Inspecciona la abertura de aire de combustión en busca de obstrucciones.
  8. Siempre escucha si hay cualquier vibración o ruido inusual del equipo.

También te puede interesar:

Guía Para El Mantenimiento De Las Placas Solares

Checklist de mantenimiento mensual

Adicional a la inspección y mantenimiento diario, también puedes realizar una rutina mensual más intensiva. Durante esta, asegúrate de ejecutar las siguientes tareas:

  1. Para detectar cualquier indicio de fugas, deterior o bloqueos, realiza una inspección visual de la tubería de aire de combustión y de la tubería de ventilación de gases de combustión.
  2. Revisa detalladamente la válvula de alivio y su tubería de descarga, en busca de posibles fugas o de supuración.
  3. Examina la línea de drenaje de condensado, los accesorios de PVC, el sistema y la trampa de drenaje para detectar cualquier indicio de bloqueos. Esto solo si la caldera es de condensación.

Checklist de mantenimiento periódico

También puedes ejecutar rutinas de inspección más intensivas, bimensual o trimestralmente, adicional a las inspecciones diarias y semanales. Los puntos básicos de esta rutina son los siguientes:

  1. Inspecciona mensualmente la tubería hidrónica de tu caldera en busca de posibles fugas.
  2. Inspecciona la llama del quemador de ser posible. Si dicha llama se ve diferente de lo normal, toma los correctivos necesarios.
  3. Programa una prueba de corte de bajo nivel de agua para asegurarte de que trabaja correctamente.

El corte de bajo nivel de agua o LWCO se emplea para asegurarse de que los niveles de agua de la caldera no caigan por debajo de los niveles recomendados por el fabricante.

También te puede interesar:

¿Qué Es Una Estufa De Pellets?

Checklist de puesta en marcha o servicio anual

Tu caldera debe ser sometida a mantenimiento por una compañía de servicio o un instalador calificado y certificado, al menos una vez al año o al momento de la puesta en marcha. Durante esta inspección, el técnico debe:

  1. Inspeccionar rigurosa y detalladamente el sistema de calefacción y corregir cualquier falla.
  2. Limpiar e inspeccionar el intercambiador de calor de la caldera.
  3. Verificar que todas las conexiones y cableado de la caldera estén en buenas condiciones.
  4. Revisar que el nivel de pH del agua esté dentro del rango óptimo.
  5. Inspeccionar el sistema de condensación, limpiar y enjuagar dicho sistema.
  6. Examinar y limpiar los sensores de llama, el encendedor y el conjunto completo del quemador.
  7. Examinar el sistema de ventilación para detectar signos de deterioro, corrosión y obstrucción, asegurándose de que todas sus conexiones de tuberías y juntas sean seguras.
  8. Inspeccionar las terminaciones de ventilación y la entrada de aire, para asegurarse de que no presenten obstrucciones y se encuentren despejadas.
  9. Verificar los ajustes de control, probar los controles de seguridad y los controles operativos.
  10. Arrancar el equipo nuevamente para verificar su correcto funcionamiento.

¿Qué Mantenimiento Necesita Una Caldera De Gas?

Ejecutar regularmente el mantenimiento de tu caldera a gas te garantizará la confiabilidad del equipo, alargará la vida útil de tu caldera, te ahorrará costos operativos y de energía e incrementará la seguridad.

Independientemente de las diferencias entre los distintos sistemas de calefacción, es necesario efectuar un mantenimiento adecuado de tu caldera a gas para que esta funcione de manera óptima.

Te recomendamos que un profesional autorizado en reparación de calderas residenciales efectúe la revisión anual del sistema.

También te puede interesar:

Qué Caldera De Gas Comprar Para Tu Hogar

Un técnico especializado ejecutará las comprobaciones y ajustes requeridos para garantizar el funcionamiento seguro y eficiente de tu caldera. Entre las rutinas que se realizan durante el mantenimiento de un sistema de caldera a gas enumeramos las siguientes:

  1. Si hay radiadores de caldera y algunos de estos no calientan lo suficiente cuando está funcionando el equipo, debes purgarlos. Coloca un paño protector en el piso y usa una llave de radiador para abrir la válvula de purga del radiador.
  2. En este momento debes escuchar un silbido a medida que escape el aire del radiador, y cuando este silbido se deje de escuchar y salga agua del radiador, cierra la válvula y seca el agua que se haya derramado. Entonces el radiador debería calentarse de nuevo.
  3. Comprueba las rejillas de ventilación y las salidas de humos. Si las rejillas están bloqueadas, no permitirán que tu caldera funcione correctamente, por lo cual debes limpiarlas para permitir que el aire fluya libremente.
  4. Verifica el nivel de agua de la caldera. Si está por debajo del nivel recomendado, revisa si hay fugas en las tuberías que deban arreglarse, ya que una caldera funcionando con un déficit de agua puede dañarse irremediablemente.
  5. Inspecciona el tubo de rebose de la caldera y comprueba si hay goteo, puesto que, de ocurrir esto, podría indicar que la válvula de liberación de presión está fallando y debe ser reemplazarla por un técnico calificado.
  6. Despeja el área alrededor de la caldera de objetos innecesarios y otros artículos almacenados en el lugar, para permitir que la caldera respire.
  7. Verifica que la llama del quemador sea azul, ya que, si es amarilla o naranja, indica un defecto en la caldera. Si este es el caso, llama a un técnico especializado.

¿Merece La Pena El Mantenimiento A La Caldera?

Sí, si vale la pena. Las calderas, incluso las combinadas, que además de calefacción suministran agua caliente, necesitan de rutinas de mantenimiento programadas.

Hacerle mantenimiento a tu caldera no solo la mantendrá operando de manera segura, sino que podrás disminuir los gastos de calefacción, mejorar la eficiencia energética y ahorrar dinero a largo plazo.

Haciendo un único pago a un servicio de mantenimiento especializado te ahorras posteriores reparaciones muy costosas, sin mencionar el costo de comprar una caldera nueva si la actual se daña por falta de mantenimiento.

Beneficios Del Mantenimiento A La Caldera

Alguno de los beneficios que obtendrás al realizarle mantenimiento a tu caldera son:

1. Ahorro de dinero

Si gastas un poco de dinero pagando un mantenimiento preventivo, a largo plazo esto te ahorrará mucho más, ya que esto garantizará que tu equipo continúe funcionando eficientemente, disminuyendo el monto de tus facturas de calefacción.

El año, modelo y tipo de caldera determinará que tan eficiente es, pero un técnico especializado verificará la eficiencia real de tu caldera, ayudándote a reducir el monto a pagar por tus facturas de calefacción.

Una caldera en buen estado durará más tiempo y es menos probable que se dañe por completo, lo que te ahorrará dinero en reparaciones y reemplazo del equipo.

Mantenimiento De Calderas
Caldera calentador de agua residencial comercial

2. Mayor eficiencia

Cuanto más eficiente sea tu caldera, menos energía necesitará para funcionar y más cálida será tu casa. Un mantenimiento programado hará que tu caldera funcione eficientemente, lo que te ayudará a tener un hogar más ecológico con menor huella de carbono.

Hay un par de cosas adicionales que puedes realizar para mejorar la eficiencia de tu caldera, como mantenerla limpia, purgar los radiadores y apagar la calefacción cuando no se necesita.

3. Evita fallas posteriores

Más vale prevenir que lamentar. Un mantenimiento de caldera ejecutado por un técnico especializado detectará potenciales fallas antes de que estas se conviertan en un problema mayor, que impida que tu equipo funcione.

Este técnico encontrará y solucionará cualquier falla menor, ahorrándote tiempo y dinero en reparaciones posteriores que resultarán costosas, y el estrés de diagnosticar y solucionar problemas mayores.

4. Seguridad

Si una caldera no recibe el mantenimiento adecuado o no se instala correctamente, puede causar enfermedades graves e incluso la muerte por envenenamiento con monóxido de carbono.

El monóxido de carbono es incoloro, inodoro e insípido, por lo que cuando se filtra de una caldera defectuosa, a menudo no hay forma de saber que se está envenenando hasta que es demasiado tarde. 

Durante el mantenimiento de tu caldera, un técnico especializado verificará si hay fugas y te informará sobre las reparaciones que necesita hacer, brindándote a ti y tu familia un hogar seguro y cálido.

También te puede interesar:

Calderas Viessmann Vitodens 100: Problemas Y Soluciones

5. Cumplir con los requisitos de garantía de tu caldera

Si tu caldera todavía está dentro del lapso de garantía, una de las condiciones para que se cumpla es la ejecución del mantenimiento de tu equipo. 

Verifica la documentación de tu garantía para asegurarte de que puedes continuar validando la garantía del fabricante de tu caldera. Tu garantía te da derecho a reparaciones gratuitas de piezas y mano de obra si algo sale mal. 

Conclusión

El mantenimiento de calderas, sean residenciales o industriales, es muy importante porque garantiza un funcionamiento óptimo, incrementa una operación segura y te ahorrará dinero en gastos por calefacción o reparaciones por fallas.

Ya conociendo esta información, podrás tomarte en serio la programación de inspecciones y rutinas de mantenimiento diarias, mensuales, periódicas y anuales que harán que tu caldera funcione mejor y dure mucho más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio