Calefacción Por Suelo Radiante. Cómo Funciona, Ventajas, Tipos

La calefacción por suelo radiante se está abriendo camino como una de las mejores opciones para climatizar viviendas y espacios de forma eficiente y confortable. Cada vez más se instalan sistemas de piso radiante en reformas y obra nueva. Y es que ofrece importantes ventajas respecto a los sistemas tradicionales que lo han convertido en una apuesta de futuro.

En este artículo explicaremos en profundidad cómo funciona la calefacción por suelo radiante, sus ventajas y desventajas, los diferentes sistemas que existen y consejos útiles para su instalación. Si estás pensando en cambiar tu sistema de calefacción, seguro que la información que viene a continuación te ayudará a tomar la mejor decisión.

Calefacción por suelo radiante
Calefacción por suelo radiante

¿Qué Es La Calefacción Por Suelo Radiante?

La calefacción por suelo radiante, también conocida como piso radiante, es un sistema de calefacción que distribuye el calor de forma uniforme en una estancia a través del propio suelo.

Consiste en instalar una red de tubos o resistencias bajo el pavimento que se conectan a una fuente de calor como una caldera, una bomba de calor, o en el caso de las resistencias, una acometida eléctrica. El suelo se calienta y transmite el calor al resto de la habitación principalmente por radiación.

A diferencia de los radiadores tradicionales, el calor no se concentra en una zona, sino que se reparte de manera homogénea por toda la superficie. Esto crea una agradable sensación de confort, sin fluctuaciones de temperatura ni corrientes de aire.

Al calentar objetos y superficies en lugar del aire, se necesita menos temperatura ambiente para lograr la misma sensación térmica, lo que se traduce en ahorro energético.

Cómo Funciona El Suelo Radiante

El sistema de calefacción por suelo radiante funciona circulando un fluido caliente a través de tuberías instaladas bajo el pavimento. Existen dos tipos principales de sistemas:

  • Sistema de tuberías de agua: Es el más común. Consta de tubos de plástico o multicapa que forman un circuito cerrado por el que se hace circular agua caliente procedente de una caldera.
  • Sistema eléctrico: Utiliza resistencias eléctricas por los que pasa corriente y se calientan por efecto Joule. Requiere menos obra, pero es menos eficiente.

En ambos casos, los tubos o las resistencias se instalan sobre una base aislante y van embebidos en el mortero de cemento que conforma el suelo. El agua caliente se genera en una caldera y se impulsa mediante una bomba de circulación. La regulación de la temperatura se realiza a través de un termostato que evalúa la temperatura ambiente y controla el funcionamiento del sistema.

También te puede interesar:

De esta forma, el calor se transmite de manera uniforme desde el suelo al resto de objetos y personas de la estancia por radiación. Tenemos un post dedicado a Cómo instalar calefacción por suelo radiante.

Ventajas De La Calefacción Por Suelo Radiante

La calefacción por suelo radiante ofrece numerosas ventajas respecto a los sistemas de calefacción convencionales. Entre los principales beneficios se encuentran:

  • Confort térmico: Al calentar de forma uniforme todas las superficies, se consigue una temperatura ambiental muy estable y agradable, sin fluctuaciones. Además, al no calentar directamente el aire, se eliminan las molestas corrientes.
  • Ahorro energético: Al funcionar a baja temperatura (agua entre 35 a 45 °C), tiene un alto rendimiento con menos pérdidas. Esto supone un ahorro de entre un 10 y un 40 % respecto a radiadores convencionales.
  • Aprovechamiento del espacio: Al no necesitar radiadores, se gana espacio útil en la estancia y flexibilidad en la decoración.
  • Invisible y sin elementos: Mejora la estética de la vivienda, al no haber radiadores visibles que puedan obstaculizar el diseño de interiores.
  • Saludable: No emite polvo ni resequedad. Ideal para alérgicos y para evitar el síndrome del edificio enfermo.
  • Compatible con energías renovables: Funciona perfectamente con sistemas como calderas de biomasa o bombas de calor geotérmicas.

El suelo radiante ofrece múltiples beneficios que lo convierten en una opción muy recomendable frente a los radiadores tradicionales. Aporta confort, eficiencia energética, aprovechamiento de espacios y compatibilidad con energías limpias.

Desventajas De La Calefacción Por Suelo Radiante

A pesar de sus numerosas ventajas, la calefacción por suelo radiante también presenta algunos inconvenientes:

  • Instalación compleja y costosa: Requiere reformar el pavimento e intervención de personal cualificado, lo que incrementa el costo de instalación.
  • Lentitud en calentar y enfriar: Al calentar todas las superficies, lleva más tiempo alcanzar la temperatura deseada. Igualmente enfriarse al apagar.
  • No sirve como único sistema en climas muy fríos: En zonas de frío extremo es mejor combinarlo con radiadores.
  • No compatible con suelos de tarima o moqueta: Requiere mortero y conducción de calor, no sirve bien con suelos flotantes.
  • Riesgo de fugas de agua: Los circuitos hidráulicos pueden sufrir filtraciones si la instalación no es correcta.

Aunque son aspectos a considerar, en general se trata de desventajas menores frente a los amplios beneficios del suelo radiante. Tomando las precauciones adecuadas se pueden minimizar sin problema.

Tipos De Sistemas De Calefacción Por Suelo Radiante

Como ya lo mencionamos, existen dos tipos principales de sistemas para la calefacción por suelo radiante, que se diferencian en el medio que utilizan para transportar y transmitir la energía térmica: los sistemas por agua y los sistemas eléctricos. Veamos en detalle en qué consiste cada uno:

Sistema de suelo radiante por agua

El sistema de suelo radiante por agua es el más utilizado y el que ofrece un mejor rendimiento. Utiliza tuberías de plástico o multicapa por las que se hace circular agua caliente procedente de una caldera.

Las tuberías se disponen formando serpentines o espirales que cubren toda la superficie a calentar. Van embebidas en el mortero que conforma el suelo y sobre una base aislante. El circuito hidráulico debe estar bien dimensionado y equilibrado.

El agua se calienta mediante una caldera, que puede funcionar con cualquier tipo de combustible, o una bomba de calor que puede ser aerotérmica o geotérmica. Una bomba impulsa el agua caliente por las tuberías de manera eficiente.

Este sistema proporciona un reparto uniforme del calor y un gran confort. Requiere una cuidadosa instalación y un buen aislamiento térmico para evitar pérdidas, pero ofrece un alto rendimiento y durabilidad.

Sistema de calefacción por suelo radiante
Sistema de calefacción por suelo radiante

Sistema de suelo radiante eléctrico

El sistema de suelo radiante eléctrico utiliza resistencias eléctricas que se entierran en el suelo embebidos también en el mortero. Al paso de corriente por las resistencias, estas se calientan por efecto Joule y transmiten calor al suelo por conducción. La temperatura se regula mediante un termostato.

Presenta la ventaja de la facilidad y rapidez de instalación, ya que no precisa tuberías ni conexión a una caldera. Sin embargo, tiene un coste energético más elevado y su rendimiento es menor.

Aunque puede ser una opción para pequeñas estancias o un complemento, se recomienda el sistema hidráulico para aplicaciones de mayor envergadura por su eficiencia y prestaciones superiores.

Suelo Radiante Consejos De Uso

Para garantizar un funcionamiento óptimo y aprovechar al máximo las prestaciones del suelo radiante, es importante tener en cuenta varios consejos de uso:

  • Evitar cubrir el suelo con elementos aislantes como moquetas gruesas, alfombras o muebles sin patas que dificulten la transmisión de calor desde el suelo.
  • Mantener una temperatura constante y evitar apagarlo totalmente. Debido a la inercia térmica del sistema, cuesta más tiempo y energía volver a calentar si se enfría mucho.
  • En climas muy fríos, es recomendable complementar con otro sistema como radiadores para acelerar la puesta en marcha. El suelo radiante no es suficiente como única fuente de calor.
  • Realizar un aislamiento térmico adecuado tanto del suelo como de paredes y techos para minimizar las pérdidas de calor. Esto mejora la eficiencia del sistema.
  • Utilizar suelos de mortero u hormigón, no tarima o parquet flotante, para asegurar una correcta conducción del calor a través del pavimento.
  • En caso de sistema hidráulico, vigilar posibles fugas y realizar un mantenimiento preventivo periódico a la instalación.

También te puede interesar:

Seguir estos sencillos consejos ayudará a aprovechar toda la potencialidad del suelo radiante y asegurar su máximo rendimiento y eficiencia.

La Calefacción Radiante, Una Apuesta De Futuro

La calefacción por suelo radiante se presenta como una excelente alternativa a los sistemas de calefacción tradicionales, aportando importantes ventajas en términos de confort, eficiencia energética y aprovechamiento de espacios.

Proporciona una temperatura ambiental estable y sin corrientes. Además, al calentar objetos en lugar de aire, con menos temperatura se logra la misma sensación térmica, lo que se traduce en ahorro.

Pese a requerir una inversión inicial mayor, sus beneficios a medio y largo plazo, como la ausencia de radiadores y el aprovechamiento de superficie, lo convierten en una apuesta de futuro que previsiblemente irá ganando cada vez más presencia en viviendas y edificios. Seguir los consejos de uso adecuados asegura obtener su máximo rendimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio